Enorchile | Rodrigo Sáez: “El desafío de la interconexión está en un tema regulatorio”
51428
single,single-post,postid-51428,single-format-standard,edgt-core-1.1,ajax_fade,page_not_loaded,,vigor-ver-1.3, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
para-subir

Rodrigo Sáez: “El desafío de la interconexión está en un tema regulatorio”

El gerente general de EnorChile señala a Revista ELECTRICIDAD el interés de la empresa por desarrollar la llamada línea  de transmisión corta para conectar ambos países, la que sería de doble circuito de 220 kV, con una extensión de 70 kilómetros y una subestación convertidora de frecuencia.

 

EnorChile es uno de los actores presentes en el proceso de interconexión eléctrica entre Chile y Perú, pues cuentan con un proyecto de transmisión de 70 kilómetros. En conversación con Revista ELECTRICIDAD, Rodrigo Sáez, gerente general de Enorchile afirma que la interconexión requiere de un marco regulatorio que incorpore reglas claras para materializar las inversiones planificadas.

¿En qué consiste el proyecto de interconexión que impulsa Enorchile?
Es una línea de doble circuito de 220 kV, que contempla 200 MW como bloque a transmitir, con una extensión de 70 kilómetros, y una subestación convertidora de frecuencia en el lado peruano con las capacidades necesarias para hacer esta transmisión y para poder funcionar bien en su integración entre el Comité de Operaciones del Sistema Interconectado Nacional (Coes) de Perú y el futuro Coordinador Independiente del Sistema Nacional.

¿Cuál es la evaluación que hacen de esta iniciativa?
Nuestro interés está en avanzar con el proyecto de la línea corta y tenemos muy trabajado el nivel técnico y de ingeniería, pero hoy esto requiere un marco regulatorio y eso es lo que se está trabajando en Perú. El desafío de la interconexión está en un tema regulatorio. Nosotros estamos apostando por un proyecto de interés privado y no por un proyecto de infraestructura que pueda incorporar peajes a la demanda, como lo han planteado nuestros colegas peruanos para la iniciativa de la línea larga de transmisión.

En este sentido, ¿cuáles son los desafíos regulatorios particulares que advierten en la interconexión internacional?
Van por el lado de cómo remunerar las inversiones que se hagan, así como definir cuál es la energía que se puede transportar y si se implementan o no Servicios Complementarios con las líneas de interconexión, pues esto también es una fuente de remuneración que no está abordada profundamente. Todos estos aspectos ponen premisas para el tamaño de la línea y en la tecnología de conexión que tendrían los proyectos.

¿Qué perspectivas aprecia Enorchile si se materializa esta interconexión?
La interconexión con Perú, sea por cualquiera de sus dos proyectos, la línea de transmisión corta o larga, ya no es un tema técnico. Está bastante estudiado por los países a través del Sistema de Interconexión Eléctrica Andina (Sinea), el CDEC SING y varias compañías. Aquí hay desafíos más bien regulatorios, hay estrategias en el sentido de qué proyectos se deben hacer o no, pues la línea corta tendría un impacto local y la línea larga tendría un impacto sistémico, así que son riesgos distintos y con inversiones muy diferentes, pero lo que debe existir, a nuestro entender, es la voluntad de hacer un proyecto primero y el otro después.

¿Cómo describe el interés peruano por concretar este proyecto?
En Perú hay una necesidad de viabilizar varios proyectos de energía hidráulica que tienen un exceso de generación, por lo que podrían exportar energía limpia a Chile, además de que hay una voluntad de estrechar los lazos por distintos motivos.

¿Y cómo aprecia el avance regulatorio en Chile para la interconexión internacional?
Acá también hay algunos desafíos que la Ley de Transmisión ya abordó. Por ejemplo, se marca una diferencia entre los proyectos de interés privado y los proyectos de infraestructura de servicio público, como podría ser la línea larga entre Montalvo (Perú) y Nueva Crucero (Chile), de más de US$1.000 millones, con actores a nivel mundial interesados en ese proyecto, lo que permitiría mover un volumen de potencia muy grande, por lo que hay que preguntarse si Chile será un tomador o un puente de esa energía.

Fuente: Electricidad